En nuestro top de lugares desconocidos de la India ya os hablábamos un poquito sobre este lugar. Hoy os detallamos lo que os encontraréis si os decidís por una excursión a Zanskar, un mundo perdido en la India.

El lugar

Zanskar se sitúa al norte de la India. Hasta hace un par de décadas el lugar permanecía inexplorado por los habitantes de zonas cercanas, la mayoría sin saber siquiera que existía un lugar como este.

El pueblo estaba tan encerrado en sí mismo que ni siquiera se podía acceder a él hasta que se congelase el río de nombre homónimo; un lugar bien protegido, además, por diversos valles, que hacen de fuerte frente a los monzones y, de manera más o menos intencional, también frente al resto del país.

De hecho, no se reconoció como parte de la India hasta el año 1947, los extranjeros no pudieron acceder a él hasta 1974 y la primera carretera que comunica con el lugar se construye en 1979.

Gran parte de Zanskar, este mundo perdido que tanto llama ahora la atención, es un semidesierto amurallado. También hay una pequeña región donde viven ganaderos y agricultores.

Se disfruta de un clima espectacularmente raro, siendo considerado Zanskar como uno de los lugares más fríos en continuo, siendo comunes las nevadas en el desierto y los páramos, lo cual se agradece pues sirven para alimentar las zonas de agua. ¡Un recurso realmente valioso y necesario en un lugar tan perdido y aislado!

Las edificaciones

Monasterios en ZanskarHay cantidad de aldeas dispersas y aisladas, pues su estilo de vida basado en la agricultura y la ganadería hacen que sea posible vivir en pequeños grupos. Tampoco se tienen apenas intercambios comerciales con el resto del país.

Existen, como no podía ser de otra manera, varios complejos religiosos de hasta ocho siglos de antigüedad en el núcleo de Zanskar. Pero, sin lugar a dudas, lo más curioso es que están integrados en un acantilado, en la garganta de un afluente del río Lugnak.

Los habitantes

La vida célibe y la poliandría son necesarias para mantener la población más o menos estable. Hay un gran desequilibrio entre cantidad de hombres y mujeres por lo que es habitual que varios hermanos compartan mujer. La religiosidad también ayuda a equilibrar la situación.

Con orgullo afirman que aún mantienen la cultura tibetana tradicional, lo que a nosotros nos sirve de excusa (por si aún no estabas convencido) para visitar Zanskar, un mundo perdido más que interesante.