De entre todos los motivos por los que podemos viajar miles de kilómetros al país hindú, el disfrutar de atractivas edificaciones suele estar en el top. Si eres un turista apasionado y de verdad quieres un buen motivo para coger la mochila, no dejes de leer sobre los templos más impresionantes de la India, ¡te enamorarás!

Mezquita Jama Masjid

Se trata de un enorme centro de culto para musulmanes instalado en Delhi. Se construyó a mediados del siglo XVII inspirada en los estilos mongol e hindú, en lo alto de una colina a la que se accede por una sencilla escalinata.

Es un edificio alargado, hecho en mármol y decorado con tres cúpulas con motivos realizados en oro.

La sala principal se usa para orar y cuenta con inscripciones que narran la propia historia de la mezquita.

Gurdwara Bangla Sahib

Se trata del templo Sigh por excelencia. Antiguamente fue un palacio, totalmente al estilo Aladdin, blanco y con cúpulas doradas. Construido en mármol de arriba abajo, dibuja un bonito contorno sobre las aguas hindúes y sus suelos presentan, también en mármol, figuras geométricas.

Puedes disfrutar de un enorme templo, un estanque pseudoenclaustrado, una estupenda galería de arte e incluso una escuela.

Templo Vittala

Es una edificación levantada en dedicación al aspecto Vittala de Vishnu. Su parte más antigua data del siglo XV, aunque después se ha ido construyendo todo un complejo a su alrededor.

Se trata de un templo diferente. situado en Hampi, que muestra la belleza de lo antiguo, de lo roto, de lo usado.

Alrededor aún quedan restos del poblado Vittalapura.

Templo del Lotolos templos más impresionantes de la India

Es una casa de adoración construida con la intención de que los practicantes de cualquier religión puedan orar.

A diferencia del resto, este cuenta con una arquitectura completamente occidentalizada, con la intención de aunar a la población mundial. ¡Algo digno de ver!

Templo Laxminarayan

Está dedicado a la manifestación del dios Vishnu así como a honrar a muchos otros. Se construyó en Delhi entre los años 1933 y 1939 y lo inauguró Mahatma Gandhi.

Cada zona rinde homenaje a un dios en particular: Narayan, Laksmi, Shiva, Krishna, Buda, Durga y Shakti.

Inspirado en el estilo Nagara, la arquitectura da total importancia a las líneas verticales. Se colorea en un fuerte burdeos con detalles dorados de tallas de escenas de la mitología hindú.

Lo complementan jardines, fuentes y santuarios para dotarlo de una belleza ya de por sí merecida.

 

Sinceramente, para hablar de los templos más bonitos e impresionantes de la India necesitaríamos muchos posts, pues, sencillamente, todos son preciosos. Por este motivo pronto publicaremos la continuación de esta entrada.