Si quieres ver algo distinto a lo convencional, relacionado con la religión y la mitología, el peregrinaje hacia la cueva de Amarnath en India debe formar parte de tu itinerario pero ¡ya!

Las cuevas de Amarnath

Las cuevas de Amarnath se encuentran en Jammu y Kashmir, la zona más al norte de la India, entre Pakistán y China. A su vez, se encuentran a una altitud considerable, nada más y nada menos que a casi 4000 metros de altura, ¡que se dice pronto!

Estas se han convertido en un santuario, erigido, de manera natural, hace ya más de 5000 años, convirtiéndose en uno de los lugares más importante de la mitología del hinduismo.

El dios Shiva se sentó en este lugar a contarle a Parvati y Ganesha cuál es el secreto de la vida. Y este tipo de actuaciones siempre son bien vistas por los practicantes del hinduismo, hasta el punto de santificar el lugar.

De hecho, se cree que la enorme estalagmita que allí se encuentra es la representación del mismísimo Shiva, un Shiva Linga, que crece y se contrae según las fases de la luna.

También hay otras dos formaciones menores que representan a los dioses que acompañaban a Shiva, Ganesha y Pavarti.

El peregrinaje y las visitas

Tanto si acudes como peregrino como si no, ten muy en cuenta que suele ser común precisar de un permiso para acudir a Amarnath. Ahora se supone que no es obligatorio pero por si acaso, pregunta.

El mejor lugar para partir hacia las cuevas es Pahalgam, ciudad por la que pasan los peregrinos que cada año visitan la representación de la deidad y, desde luego, desde la que parten algunos menos fervientes así como las excursiones para turistas.

Entre esta ciudad y el sagrado lugar hay 42 kilómetros que la mayoría hace a pie. Pero si no tienes tiempo o simplemente tu interés no llega a devoción, no te preocupes porque se concretan excursiones, sobre todo, y como hemos dicho, para turistas.

Eso sí, la partida más tradicional se realiza desde 100 kilómetros, en Srinagar. Eso ya depende del lugar desde el que te quieras dirigir.

Obviamente, el peregrinaje viene dado por el hecho de poder admirar el lingam de Shiva, una representación de la masculinidad y del propio dios, al que se le hacen ofrendas y se le dedican oraciones.

Si te ha gustado este precioso lugar, no olvides ver otros lugares sagrados de la India así como los principales destinos de peregrinación. ¡Te encantarán!