Para los amantes del yoga y la meditación Rishikesh, una de las ciudades santas de peregrinación, es el primer lugar al que debéis ir en vuestroviaje a la India.

El ambiente que se vive en Rishikesh

Esta ciudad es muy relajada, siendo el yoga la actividad característica del lugar. Vas a encontrar decenas y decenas de escuelas y maestros, ofreciendo una vivencia muy diferente a la que ofrece cualquier otra caótica ciudad del país.

La población de Rishikesh es de mente abierta, con occidentales y personas mayores que se retiran allí a vivir; pero hay un poco de todo.

Situación geográfica: ¿Dónde está Rishikesh?

Si vas a viajar a la India seguro que te interesa saber dónde está Rishikesh para montar el itinerario.

Saber que se sitúa al norte, prácticamente chocando con el Himalaya y está bañada por el río Ganges. Así, además de aficionados al yoga y demás encontrarás devotos hinduistas y peregrinos de Char Dham, las cuatro moradas de los dioses.

¿Qué hacer en Rishikesh?

Tanto trekking como rafting son dos atractivos de la ciudad. Las vistas en el primer caso son únicas, puedes escalar cascadas de agua mientras las disfrutas; en el segundo, podrás practicar en rápidos de aguas blancas.

Cada día, cuando el sol se pone, se realiza un rito de adoración hindú llamado aarti enfrente de una estatua de Shiva. Este consiste en ofrecer mechas con alcanfor a este dios.

Rishikesh

También puedes acercarte al templo Kunjapuri, a 30 km de la ciudad. Es normal disfrutar de un servicio de alquiler de moto a un precio rídiculamente barato para hacerlo; la manera más chula y diferente de acudir a un templo.

Si te quedas un tiempo considerable tienes la opción de acudir a Ramana´s Garden. Esta institución es un orfanato en el que aceptan cooperación (como una especie de voluntariado) y ayuda de todo tipo.

También puedes recorrer los muchos comercios artesanos de la calle principal en los que encontrarás muchos regalos y recuerdos del país. ¡No olvides regatear!

Rishikesh

Obviamente, y como ya veníamos adelantando, podrás dedicar mucho tiempo a meditar e ir a sesiones de yoga. Se practican a diario, tanto en privado como en zonas públicas, siendo lo común y lo que caracteriza al lugar.

En todos los barrios, a cualquier hora y por todos los precios tendrás sesiones de yoga y meditación a puñados por lo que no podrás decir que no hay una clase especialmente indicada para ti.

Esto es parte de lo que Rishikesh, la ciudad santa de la meditación, puede ofrecerte. ¿Con qué te quedas?