¿Sabes qué es el Aarti? Una pista: hace poco os hablamos de él en nuestra entrada sobre Rishikesh, la ciudad santa para meditar.

¿Aún no te suena? ¡No te preocupes! ¡Te lo contamos!

¿Qué es el Aarti?

Se trata, en resumidas cuentas, de un rito de adoración hindú. Nosotros lo mostrábamos en esta ciudad, donde se utiliza para adorar a Shiva. Sin embargo, sirve para cualquier deidad, incluso para algunas personas si se da el caso.

El Aarti consiste en una ofrenda. Mechas que se han empapado en alcanfor se ofrecen a la deidad en cuestión en un completo rito con más objetos y cánticos.

Tradicionalmente, se incluyen:

  • Flores, que simbolizarán la tierra.
  • Agua, que representa los elementos.
  • Lámparas, que van a representar el fuego.
  • Incienso, que simboliza la purificación de la mente.
  • La inteligencia, reconocida según el orden en que se realizan las ofrendas.

De esta manera quedan simbolizadas la existencia total y las facetas de lo que es la creación material en una ceremonia que busca la consecución de la virtud, como así lo indica literalmente el nombre de la ceremonia, pues su traducción del sánscrito significa Aa/hacia rati/virtud-bien.

¿Cómo se realiza una ceremonia Aarti?

Dependiendo de la zona del país, la ceremonia Aarti se realiza más o menos veces, en uno u otro contexto.

Lo que sí coincide en todas las ceremonias es la circulación de un plato aarti que incluye una lámpara de barro o metal con el alcanfor ardiendo.

El sacerdote hace circular el plato alrededor de una representación de la deidad a la que se pide purificación, de manera que esta pase de la representación a los objetos, a la llama, obteniendo el poder de la deidad.

Después, el plato circula entre los creyentes que se encuentran en la ofrenda, quienes posan sus manos sobre la llama y acto seguido las acercan a la frente. En este punto, el poder que había pasado a la llama llega a los devotos en forma de bendición.

Como decíamos, se puede incluir más que las mechas de alcanfor, pudiendo añadir al plato flores, incienso o akshata.

Otros, sin embargo, prescinden del plato y se simplifica el ritual, realizando la ceremonia sólo con la lámpara ardiendo.

Como decíamos, se realizan cánticos para multiplicar la adoración a la deidad, mostrando aún más amor a quien corresponda.

¿Qué te parece el Aarti?, ¿te gustan este tipo de ceremonias? No olvides pasar por alguna ciudad conocida por este tipo de rituales para conocerlos. ¡Merece la pena!