Una de las cosas que puedes hacer si “te acercas” a India es sentirte como un maharajá. ¿Cómo? Alojándote en uno de los múltiples hoteles-palacio del país.

Los hoteles-palacio de la India son un servicio de hotel ofrecido en un auténtico palacio, de los que usaban los maharajás y demás personalidades reales para realizar sus eventos y para vivir.

Estas edificaciones, cuando dejaron de utilizarse se vendieron o quedaron como patrimonio del Gobierno de cada lugar. Con el paso del tiempo se han reacondicionado y habilitado para su disfrute como hotel. Alojándote en estos verdaderos hoteles-palacio tendrás, como te decíamos, una auténtica experiencia real. ¡Vamos a conocerlos!

The Oberoi Udaivilas

En Uidapur, a la orilla de uno de los más impresionantes lagos del país, el lago Pichola, se ubica The Oberoi Udavilas.

Incluye pabellones y fuertes con los que te sientes henchido a la par que protegido, sintiendo todo el romance y el esplendor de siglos pasados de la realeza india.

Incluye vistas a las montañas, spa, piscinas privadas y actividades extra como excursiones a un santuario cercano, demostraciones de minipintura rajastaní o cocina local.

Palacio Umaid Bhavan

Se trata de uno de los mayores complejos residenciales de todo el mundo, incluyendo 347 habitaciones  y un salón para 3000 invitados.

El hotel realmente es sólo una parte del palacio. También encontramos la residencia de la familia real de la ciudad, Jodhpur, y un bonito museo.

Hoteles-palacio

Es el último palacio indio que se construyó, de hecho podemos ver en su construcción algo de inspiración occidental, aunque, por supuesto, la tradición Rajput está presente en todos los centímetros del palacio, presentando un espectáculo visual sin precedentes.

Tiene torres a las que puedes acceder para dar un paseo, disfrutar de un baño en su piscina subterránea o conducir algunos coches antiguos que tienen a disposición de sus selectos clientes.

Palacio Samode

Disfruta de la cultura y la arquitectura Mughal y Rajput alojándote en este lujoso hotel de Jaipur. Tiene cinco siglos de antigüedad y jardines, terrazas y patios desde los que tomar nota de cada bello detalle del lugar.

Dispones de 43 lujosas habitaciones tematizadas de manera diferente. Como servicios adicionales dispones de paseos en camello o sesiones de medicina ayurveda.

 

Aunque te recomendemos estos preciosos hoteles-palacio, debemos ser realistas, pues sus precios asombran a cualquiera. Por ello, te dejamos este post como algo informativo y curioso y te animamos a que eches un vistazo a las ciudades más bonitas de la India, donde quizás los alojamientos no sean tan majestuosos, pero los recursos turísticos sí lo son.